martes, 13 de noviembre de 2007

Viaje hacia el todo ... con destino a ninguna parte

- Mamá, vengo de hablar con el Doctor, dice que tu estado ha empeorado y tus lagunas van en aumento. Ahora entro en tu habitación y veo que tiras la medicación por el retrete. ¡No me dejas otra alternativa, tendré que hablar con él de nuevo y pedirle que te vigilen!.



- Cómo han cambiado las cosas.¿ Recuerdas cuando eras niña y tenía que esconderte las medicinas en pastelillos de chocolate para que te las tomaras? Los dos primeros pastelillos siempre funcionaban ¡pero ay los siguientes¡, teníamos que cogerte como a los gatos y hacerte tragar el jarabe. Ahora eres tú la que reprimes a esta vieja loca. Mi pequeña ¡ cómo has crecido!. Las medicinas a mí no me curarán nunca, puede que hagan que mi enfermedad trote a paso más lento hasta invadirme, pero nadie curará mi enfermedad. ¡Que Dios bendiga mi enfermedad!.



Antes de que vinieras he estado con tu padre, como siempre iba con su traje y corbata, el bigote bien perfilado y su pelo engominado hacia atrás. ¡ Yo estaba esplendida, radiante y hermosa!. Llevaba puesta mi bata de cola roja y mis zarcillos de coral. Cuando he terminado de cantar la copla, ¡tenías que haber visto como el público se ha puesto en pie arrojando miles de claveles al escenario!, he tenido que apartarlos con mis manos para rescatar la rosa de tu padre. La he colocado entre mis pechos y le he tirado mi peina de jazmines besados, dejando en ellos la marca carmesí de mis labios.¿ Sabes cuantas rosas más tendrá que tirar, antes de que le deje besarme? Serán novecientas noventa y nueve rosas más. Siempre pensé que el hombre que fuera capaz de esperarme mil rosas, me amaría lo suficiente, cómo para pasar el resto de nuestras vidas juntos. Él siempre pensó que la mujer que llevara mil rosas suyas prendida en el escote, le querría lo suficiente, para amarle toda la vida. Y así fue.



¿ Sabes lo duro que es, cuando la persona a la que amas, se marcha? No escuchar sus palabras, ni ver su mirada, ni escuchar sus risas ...



Durante años, cuando el reloj marcaba las ocho de la tarde, me ponía a preparar la cena para los dos. Preparaba la mesa cómo a él le gustaba, con el centro de flores, las copas, las velas y me gustaba jugar a imaginar que le esperaba sentada en el sillón, como cada noche, a que regresara del trabajo. Pero el reloj avanzaba, sonaban las campanadas una y otra vez y la puerta nunca se abría.



Ahora, tengo la oportunidad de vivir de nuevo mi vida, de volver a sentir sus besos, sus caricias, cumplir mis deseos, cerrar todas las puertas que dejamos abiertas y no es un sueño ni un juego. ¡ Es real!.He vivido una vida maravillosa, volver a pasar por ello es un regalo, dentro de un rato lo olvidaré y empezaremos de nuevo desde la primera rosa, el primer beso ó el día de nuestra boda. Que tiene de malo que pueda viajar hacia mi pasado, mis recuerdos más bellos y todo aquello que un día me hizo tan feliz, no hay nada en toda mi vida que no quiera revivir.. Son como unas pequeñas vacaciones que me alejan de estas paredes blancas, una forma sencilla de viajar en el tiempo.



Cuando regreso al mundo en el que queréis que viva, es cuando sufro. Me duelen todos los huesos de mi cuerpo, no puedo apenas dar unos pasos sin bastón, no me queda nada, ya no soy más que una vieja que tiene fecha de caducidad. Miro el espejo y veo una piel árida, unas manos deformes y un horrible pijama. Me siento mirando hacia la ventana y dejo que el canto de los pájaros me llene el vacío inmenso, esperando de nuevo impaciente, a que mi enfermedad me lleve de nuevo a la laguna de mis recuerdos y volver a subir a un escenario con mis zapatos de tacón.



Supongo que para ti es muy duro ver que a veces no te reconozco, que rechazo tus besos y te grito como una loca echándote de la habitación, perdóname amor mío ¡ perdóname!. Aquí no hay billetes de primera clase, y a veces, el final del trayecto me deja en un mundo perdido. Sabes que te quiero más que a mi vida, aunque a veces mi cerebro no encuentre el camino junto al corazón. Es el precio que tengo que pagar para poder seguir viviendo con la única ilusión que me queda.



No hablemos más de mí, aprovechemos el tiempo que nos queda antes de que no te reconozca y cuéntame cosas de ti y de los niños, diles que les quiero y que su abuela, un día .... lució en bata de cola.



P.D: Toñi, buen viaje princesa, seguro que sí.

23 comentarios:

aunqueyonoescriba dijo...

uf, he llegado a tu blog por casualidad y salgo con los ojos enrojecido, ójala la gente que rodea a los enfermos fuera capaz de ver así el alzheimer, pero somos seres egoistas

pandora dijo...

Que bonita historia Indya!!!!!

una enfermedad que relega al enfermo a una cárcel que él mismo no puede ver...

un beso, pandora.

Coco dijo...

Te he echado tanto de menos, pensé que me habías olvidado...

Llámame porfavor, llámame el lunes cuando sea feliz, pero llamame quieres?

Te quiero, lo sabes

Cruela dijo...

escalofriante, en serio te superas... tengo un vecino que tiene alzheimer, empezó hace un año con 65 años y ahora es un viejo que no puede pasear solo por las calles y no se acuerda de la gente que le saluda, es un infierno para él, su familia es una agonía tan larga...
besos

Dashina dijo...

Estas historias sacuden el alma como si de una batidora se tratara. De vez en cuando va bien que te recuerden estas cosas.

Un beso!

Cálida Brisa dijo...

Indya
Es una historia conmovedora.

Besos

Veïna dijo...

Estremecedor niña!!!

Tremenda y larga enfermedad ... la gente que la padece es como una vela que se consume y se va apagando poco a poco, una pena. La suegra de mi compañero de trabajo la tiene y es terrible!

Petonets

Anónimo dijo...

Sin palabras.

Un fuerte abrazo


Evo

Yo-X dijo...

¡Hola Indya! has sido votada para la nominación a un premio... (si, se que puede sonar infantil pero es divertido...) si quieres ver como se desarolla la votación para ver si sales.. y por supuesto votar tu.. entra en
Premios blog ¡te espero!

El vecino del 4º dijo...

felices fiestas... mi querida indya...te deseo lo mejor...

tu vecino del 4º

Malena dijo...

Feliz Navidad, Indya.Te lo deseo de todo corazón.

Te echo de menos.

Un beso muy grande.

Malvaloca dijo...

Querida Indya, un abrazo entrañable y mis mejores deseos para tí.

Felices Fiestas

Durrell dijo...

Hola querídisima Indya,
no sé cómo contactar contigo y tampoco sé si entras cada día en tu blog, pero como no tengo otro medio de avisarte te lo explicaré aquí.

Se ve que Consuelo tiene un familiar o algo por el estilo que es conocidísimo, jobar, que si lo és. Bueno que la muchacha se lo tenía muy calladito, el caso es que quiere contactar con nosotros porque se ve que ha estado siguiendo nuestros blogs y creo que también el Rincón. Te dejo el enlace a su comentario y allí lo entenderás mejor.

https://www.blogger.com/comment.g?blogID=5000421506631822173&postID=5335507338082303926

A mi ya me ha contestado y es muy amable.

Un besito

Malena dijo...

Indya, paso a desearte que tengas un Feliz Año y que se realicen todos tus sueños.

Un beso muy grande.

Cruela dijo...

que el 2008, te traiga de vuelta a casa
te echo de menos, reina de los comentarios
Besos

Malena dijo...

Mi suegra tiene alzheimer en un estado muy avanzado y mi marido y mis cuñados van todos los días a verla aunque no los conozca.

Es una historia entrañable la tuya, Indya. No sé si leerás este comentario, pero solo quería decirte que te echo de menos. Mucho.

Mil besos.

jimmy dijo...

Hola Indya, pensaba que te habias soltado de la mano del corrillo al cual parezco unido,...joder que empatia más grande que tienes...seguro que tu corazón es igual.
salud,

Malena dijo...

He leído en los comentarios que vuelves, Indya, y me has dado una gran alegría. No te demores.

Un beso muy grande.

Malena dijo...

Mi niña, he visto tu comentario en mi blog y me he venido disparada a saludarte y darte un montón de besos pero me encuentro tu casa deshabitada, ¿o tienes un nuevo blog?

Dime algo, Indya de mi vida, que te echo mucho, mucho, de menos.

Mil besos.

Carnmars dijo...

Indya guapa q tal todo????, espero q genial!!!

He visto tu coment en casa de Vei, pa poder entrar a mi blog necesito tu mail pá invitarte (por supuesto q lo estas), tuve q privatizar por royos, en fin cuando kieras estas dentro será un placer!!!!

Espero q pronto vuelvas a escribir!!!!...Se echan de menos las historias del atrapa sueños!!!!

Besicos.

Amaya dijo...

Como vátodo, mi niña??
No veo entradas posteriores al 2007Eso me preocupa. Donde estás?
Yo he vuelto.
mi nuevo blog se sigue llamando "de todo corazón" y su dirección es:
http://amaya-detodocorazn.blogspot.com/

Malena dijo...

Indya, veo que sigues "desaparecida" bloguerilmente hablando.

Gracias por tus palabras de ánimo y de cariño, te lo agradezco de corazón.

Mil besos.

Mariquilla Terremoto dijo...

Indya...te he visto por el blog del vecino... has vuelto?? no puedo ver tu nuevo blog (si es que has abierto uno..)
De todos modos, me alegra saber que estas bien, tranquila y feliz...

Un beso
Mariqui
x